El sector inmobiliario como valor refugio en tiempos de pandemia

El sector inmobiliario como valor refugio en tiempos de pandemia

Artículo escrito por Diego Bestard, CEO de Urbanitae y vicepresidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI)

La epidemia del coronavirus traspasa lo puramente sanitario y su impacto sobre la actividad económica se está extendiendo a todos los sectores. El desplome de los mercados se generaliza y la inseguridad se propaga entre los inversores.

Prueba de ello es que el covid-19 está provocando las peores cifras de las últimas décadas en las bolsas de todo el mundo. La alarma colectiva se expande vertiginosamente y vuelve a surgir, como ya ocurrió en anteriores crisis, la necesidad de acudir a los valores refugio o valores defensivos, aquellos que en momentos de incertidumbre tienen una alta probabilidad de mantener sus beneficios e incluso aumentarlos.

Históricamente, el valor refugio por excelencia es el oro, habiendo sido usado en anteriores crisis como una forma de preservar capital e incluso de obtener beneficios. También lo son los valores de empresas que pertenecen al sector de la alimentación pues, sea cual sea la situación económica, siempre son necesarias. Las caídas en estos sectores suelen ser moderadas e incluso en muchos escenarios económicos adversos los beneficios han seguido aumentando.

En este escenario de agitación e incluso pánico, muchos tienen la vista puesta en el sector inmobiliario y en su futuro. Aún tenemos muy reciente la última crisis económica en la que la burbuja crediticia e inmobiliaria arrastró a miles de personas a situaciones límite y abocó a la desaparición de muchas empresas. Hoy, el punto de partida es muy diferente ya que el origen no se encuentra en burbujas o sobreendeudamientos, sino en una epidemia (ya pandemia), cuyos efectos pueden ser devastadores para la economía si nos dejamos llevar por el miedo y el desconocimiento.

No es de extrañar que en circunstancias como estas, en las que la tendencia normal sería la de postergar cualquier decisión de compra inmobiliaria, muchos expertos vean este mercado como una oportunidad de inversión y en un valor refugio para los inversores en España.

De hecho, muchos profesionales coinciden en que esta será una etapa coyuntural y que la actividad inversora regresará a los volúmenes habituales en el tercer trimestre de este año. Algunas fuentes ya hablan de una recuperación en el ‘real estate’ en forma de V, otras vaticinan un efecto rebote en la inversión internacional una vez superada la crisis. Y existe cierto consenso en que es previsible que se invierta más en valores tangibles como el inmobiliario teniendo en cuenta la gran volatilidad de los mercados y unos tipos de interés en mínimos históricos.

En este contexto tienen cada vez más relevancia las plataformas de financiación participativa (PFPs) y, más en concreto, a las denominadas plataformas de ‘crowdfunding’ inmobiliario. Estas iniciativas permiten que, por primera vez en la historia, pequeños y medianos ahorradores puedan invertir en grandes proyectos inmobiliarios que hasta hace poco estaban fuera de su alcance por el alto volumen de inversión requerido. A su vez, permiten que estos inversores puedan diversificar su capital en diferentes proyectos, reduciendo de esta forma el riesgo de su cartera de inversión.

Estas plataformas que, como en el caso de Urbanitae, deben desarrollar su actividad con la autorización y supervisión de la CNMV, agrupan a multitud de pequeños y medianos inversores para que, entre todos, tengan el suficiente músculo financiero para poder participar en proyectos inmobiliarios que normalmente están reservados para un circulo de inversores profesionales o institucionales. A su vez, el pequeño inversor se beneficia de poder acceder a proyectos que han sido analizados y aprobados por un equipo profesional de analistas y expertos inmobiliarios.

Esta “democratización” de la inversión se ve impulsada también por el hecho de que las plataformas se apoyen en la tecnología para que todo el proceso de inversión sea sencillo y accesible. El sistema de inversión suele ser 100% online, sin papeleos, ni visitas, ni trámites burocráticos y todo el proceso de compra y gestión de cada uno de los proyectos se delega en un promotor profesional bajo la supervisión de la PFP.

El crecimiento del ‘crowdfunding’ inmobiliario es imparable y las perspectivas de despegue de este nuevo modelo son muy optimistas. Se prevé que este mercado mueva en 2025 entre 90.000 millones y 100.000 millones de dólares a nivel mundial.

En el contexto actual de caídas generalizadas de los mercados financieros, el valor de la inversión inmobiliaria como activo descorrelacionado de las fluctuaciones a corto y medio plazo del mercado financiero gana relevancia. En este sentido, las plataformas de ‘crowdfunding’ inmobiliario se configuran como una de las mejores opciones para acceder a este tipo de inversiones, con cantidades pequeñas, y gestionadas de forma profesional.

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2020/04/17/781861-el-sector-inmobiliario-como-valor-refugio-en-tiempos-de-pandemia

Artículos Relacionados

Cambios en nuestra búsqueda de la vivienda durante la COVID-19

Desde mediados de marzo nos encontramos en un estado de alarma que comenzó con un confinamiento...

sigue leyendo

El precio de la vivienda en alquiler sube casi un 11 % interanual en abril

El precio se incrementa un 1,7% respecto al mes de marzo, según Fotocasa En España el precio...

sigue leyendo

El retraso en la concesión de licencias de obra nueva supone un sobrecoste en las viviendas

El sobreprecio para un comprador en Majadahonda alcanza los 39.000 euros; en Pozuelo, de 35.000...

sigue leyendo

Únete a la discusión